¿Qué es el Hormigón Celular?
El hormigón celular curado en autoclave es un material mineral que se obtiene a base de arena de sílice, cemento, cal y un agente de expansión, siendo éste responsable de la típica estructura microalveolar que se genera durante el proceso de fabricación.

El hormigón celular se puede fabricar en diferentes densidades. Éstas rondan entre los 350kg/m3 y los 700kg/m3, tratándose pues de un material mucho más ligero que el hormigón convencional.

El hormigón celular es un material 100% mineral sin componentes químicos ni componentes orgánicos volátiles, siendo totalmente reciclable.

El proceso de fabricación es responsable con el medioambiente, al emplearse materia prima prácticamente inagotable y requerirse relativamente poca energía, si se compara con materiales tradicionales.

El hormigón celular no desprende olores ni polvo nocivo, lo cual protege la salud de los operarios durante la ejecución y de los usuarios finales de la vivienda o edificio.

Las características higrotérmicas del material aportan un confort climático muy elevado que se traduce directamente en una sensación de bienestar y garantizan la salubridad en los ambientes habitables. Aparte, el elevado aislamiento térmico del H.C. reducen considerablemente los consumos energéticos asociados a la climatización.